Blog de mecánica > Servofreno

Servofreno

servofreno

El sistema de frenos de un coche implica una serie de elementos que trabajan en conjunto para lograr que disminuya su velocidad y finalmente se detenga. 

Tomando en cuenta que la fuerza del pie del conductor no es suficiente para detener el coche, hacen falta componentes que amplifiquen esta fuerza y la hagan efectiva. Es precisamente esto lo que logra el servofreno, una pieza que permite al conductor hacer menos esfuerzo con el pie al momento de frenar.

¿Qué es el servofreno?

El servofreno, conocido también como booster, es un componente del sistema de frenado que determina el grado de fuerza que se debe aplicar para la frenada. Se fue implementando paulatinamente en todos los coche a medida que estos fueron ganando potencia y peso, hasta convertirse en una de las partes primordiales para lograr el frenado de manera efectiva.

¿Cuál es su función?

Un vehículo se aprovecha de ciertos elementos mecánicos para multiplicar la fuerza de frenado. Entre ellas están: El efecto de palanca y la fuerza hidráulica.

En el caso de la palanca, al tener un punto de apoyo, mientras más distancia tenga del cuerpo a movilizar, menos fuerza se necesita para moverlo. Por otro lado, la fuerza hidráulica consiste en que, al hacer fuerza en una zona, lo que resulta de esta será proporcional al área donde se aplica.

En el caso del booster o servofreno, su función principal es la de multiplicar la fuerza que el conductor ejerce sobre el pedal de frenado, mejorando en gran medida la frenada. Gracias al servofreno no es necesario pararse con todo el peso del cuerpo sobre el pedal para detener el coche.

Para comprender de qué se trata la función del booster, intenta pisar el freno cuando el motor está apagado. Verás cómo se endurece el freno porque el servofreno no tiene presión y deja de asistir la frenada.

¿Cómo funciona el servofreno?

El servofreno está diseñado para funcionar gracias al vacío que se genera en el colector de admisión del mismísimo motor del automóvil. Cabe destacar que el funcionamiento del servofreno implica la presencia de un pistón localizado detrás del pedal de frenado.

Este importante elemento del sistema de frenado contiene dos cámaras que están comunicadas entre sí, si el freno no está accionado. Se aprovecha el vacío en el colector de admisión, creando en las cámaras una presión inferior a la atmosférica.

En el caso de los motores que usan gasolina como combustible, este vacío será suficiente para que el servofreno funcione. Pero no sucede así con los motores que usan Diesel, ya que en  éste tipo de motor, la creación de ésta presión infra-atmosférica  no es suficiente y por esto es que  se utiliza una bomba de vacío. La baja presión logra depresión sobre las cámaras, funcionando como émbolo en el interior del servofreno.

La fuerza superior es su principal cualidad

Al pisar el pedal de freno, las cámaras dejan de comunicarse y una válvula se abre permitiendo el paso de presión atmosférica hacia una de ellas. El desplazamiento se logra gracias al empuje del émbolo.

La acción del émbolo actúa por medio de un vástago encima del pistón de la bomba principal que pertenece al freno hidráulico. Esto produce una fuerza superior de frenado, tanto en los frenos de disco como de tambor. La fuerza se va logrando de forma creciente al cortar la comunicación de las cámaras progresivamente, a medida que se pisa el pedal.

Para que el servofreno continúe asistiendo, se coloca una válvula anti retorno por delante de la pieza. De esta forma no desaparece por completo el vacío que se crea, aunque el motor no siga aspirando. El efecto del servofreno se pierde al pisar el freno repetidamente.

Tipos de servofreno

Mastervac: Se ubica entre la bomba y el pedal de freno. Se instala entre el pedal de freno y la bomba. Se debe colocar tomando en cuenta la ubicación del pedal de frenado del automóvil.

Hidrovac: Está ubicado entre la bomba de frenado y los cilindros receptores. Se instalan en cualquier zona alrededor del motor, indiferente de la ubicación del pedal de frenado.

Sin importar qué tipo de booster se utilice, es necesario asegurarse de que el sistema de frenado funciona. Si el servofreno llegara a averiarse, los frenos se accionarán solo con la fuerza del pie sobre el pedal.