Blog de mecánica > Alternador

Alternador

alternador

El alternador es considerado uno de los componentes fundamentales del sistema eléctrico de todo vehículo. Asegura el suministro de energía eléctrica mientras el automóvil se encuentra en funcionamiento.

La corriente que suministra el alternador no solo permite el funcionamiento de diversos componentes del vehículo; también es capaz de restituir y preservar la carga de la batería. En cuanto a funcionalidad, se considera el sucesor del dinamo ya en desuso.

La tecnología que se implementa en los vehículos actuales incorporan cada vez más dispositivos eléctricos. Se hace indispensable un sistema de soporte de energía que sea capaz de satisfacer las demandas de corriente de cada uno de ellos.

¿Qué es el alternador?

Un alternador es un generador que convierte la energía mecánica, producida por el movimiento de un rotor, en energía eléctrica. Esta energía, inmediatamente será distribuida a cada uno de los componentes eléctricos del vehículo.

En este caso, no sólo se encarga de convertir la energía, sino también de distribuirla de forma continua y en voltaje adecuado a cada dispositivo; entre los cuales se encuentra, el sistema de iluminación y climatización.

Funciona de forma inversa  a un motor eléctrico; el cual transforma energía eléctrica en energía mecánica para activar el movimiento del motor. Se encuentra estrechamente ligado al funcionamiento del motor, que es el encargado de brindar el movimiento de rotación.

Función del alternador en el motor

Para fines mecánicos, el motor de un vehículo es perfectamente capaz de funcionar aún cuando el alternador no arranque. Aún así, es de importancia para el adecuado funcionamiento de otros sistemas y la restauración de la carga de la batería.

La relación directa que existe entre el motor y el alternador, está basada en la fuerza mecánica de rotación que ejerce el primero, para que sea capaz de generar por medio de un electroimán la energía suficiente para soportar el funcionamiento.

El movimiento de rotación, se genera gracias a la fuerza de arrastre generada a través de una correa. Una vez que se ha iniciado la rotación, el alternador es capaz de generar su propia energía.

Otros componentes, complementan su funcionamiento; en algunos casos regulando el voltaje o retroalimentando partes del propio alternador.

Partes de un alternador

Sin distinciones de marca o modelo, un alternador cuenta con una serie de componentes que garantizan su correcto funcionamiento, entre los que están:

  • Polea. Permite la acción mecánica, ya que a través de ella se ejerce la fuerza de arrastre a través de una correa para dar inicio al movimiento de rotación. Cuenta con un eje que sostiene y mantiene firme el rotor en el interior del alternador.
  • Regulador. Permite condicionar la salida de corriente del alternador hacia el resto de sus componentes y hacia los diferentes dispositivos eléctricos del vehículo. En correcto funcionamiento, mantiene estable la tensión eléctrica evitando sobrecargas. Es el primer indicador para verificar que el alternador envía la cantidad de energía correcta.
  • Rotor. También denominado inductor, consta de un conjunto de anillos que conducen la corriente eléctrica y conforman un electroimán. Es el elemento móvil que genera el campo magnético  que posteriormente produce la corriente eléctrica.
  • Estator. Es la estructura en la cual se encuentran las bobinas trifásicas de cobre. No ofrecen ningún tipo de movilidad, estas se mantienen fijas y brindan el espacio suficiente para que el rotor gire y se produzca la corriente. También se conoce con el nombre de inducido.
  • Puente rectificador de diodos. Permite la conversión de la corriente alterna de salida en corriente continua. Esta última, evita que se produzcan golpes de tensión; y es la corriente más idónea para un funcionamiento seguro de los diferentes dispositivos del vehículo

Averías comunes

Considerando la función básica del alternador como generador de corriente eléctrica a través de energía mecánica, la primera condición que este debe cumplir es la capacidad de generar esta corriente; y en segunda instancia que pueda transformarla en energía continua.

Un alternador averiado, puede presentar diferentes daños y estos a su vez, generar complicaciones en el funcionamiento del vehículo; desde deficiencias en la iluminación hasta quedar imposibilitados de encenderlo por pérdida de la carga de la batería.

Entre las averías más comunes están aquellas relacionadas con el puente rectificador; en las cuales, algún desperfecto en los diodos evitará que se produzca la energía necesaria para reponer la carga de la batería.

Los daños en el rotor o alguno de sus engranajes, impedirá que se produzca el movimiento de rotación con la suficiente velocidad para generar la energía eléctrica. Averías a nivel del regulador, impedirán controlar el flujo, pudiendo ocurrir cortocircuitos por exceso de corriente.

Otro fallo común está relacionado con la correa del rotor. Si la misma se encuentra demasiado ajustada o demasiado suelta, el movimiento de rotación no será el adecuado para generar la corriente. Más aún, si se llegara a romper por completo.

Los automóviles en general, cuentan con un panel electrónico que indica el correcto funcionamiento de las partes principales. En todo caso, un indicador mostrará la posibilidad de un fallo, ante el cual será necesario probar el alternador.

¿Cuánto cuesta cambiar el alternador?

Una vez que la falla del alternador ha sido confirmada, es especialista indicará las acciones necesarias para restituir la funcionalidad o recurrir a la sustitución del mismo. Los costos estimados, evidentemente, dependerán del modelo y la marca.

La opción más conveniente, en cuanto a garantía, debería ser la adquisición de un nuevo alternador; pudiendo encontrar precios que oscilan entre 200 y 500 euros. Estos costes incluyen el servicio de instalación.

Aunque, sí considera el factor económico, habrá opciones de segunda mano entre los 50 y 150 euros. Esta opción, aunque ofrece menos garantías de durabilidad, es una propuesta atractiva; y aún más si se tiene la opción de instalarlo por cuenta propia.

El servicio  de sustitución del alternador, en condiciones óptimas, es un procedimiento que puede tardar entre una hora y media y puede extenderse hasta las dos horas. Esta información es de importancia, para evitar estafas durante el proceso de sustitución del alternador.